Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

"Aterrizó recién en Ezeiza. Viene para quedarse en la Argentina, porque entra en condición de asilado y después pasará a tener la de refugiado", anunció el canciller Felipe Solá, ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, en declaraciones al canal TN.

 

Los bolivianos están sufriendo la venganza de los fascistas, tal cual lo experimentamos los chilenos después del cruento golpe militar de 1973. El odio de los derechistas es el producto de la condensación del miedo padecido en los cortos años en que los pobres se sintieron dignos, durante el gobierno de la Unidad Popular, y en Bolivia, en los 14 años del gobierno de Evo Morales.

 

La inesperada renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, el pasado domingo 10 de noviembre, puso a prueba una vez más a la diplomacia mexicana. Tan pronto como trascendió la noticia a nivel internacional, las máximas autoridades de la diplomacia mexicana, con el canciller Mauricio Ebrard a la cabeza, se pusieron en estado de alerta.

El país que lleva este nombre en honor al Libertador de cinco repúblicas, Simón Bolívar, (antiguo Alto Perú, gobernación de Charcas), está ubicado en el centro de América del Sur. Sus procesos políticos, lejos de ser periféricos, son muy importantes para el Continente: Bolivia, en los años 50 del siglo pasado, fue protagonista de una revolución frustrada, dirigida por el Movimiento Nacionalista Revolucionario, que promovía, entre otros cambios, la reforma agraria.

 

"Muchas gracias por salvarme la vida", dijo a su llegada a México el ex presidente Evo Morales.

 

Poco después de las 11 de la mañana aterrizó el avión de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) que trasladò a Morales desde Cochabamba, Bolivia, tras un azaroso itinerario entre la noche del lunes y la mañana de este martes.

 

Página 1 de 5