Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha
Los principales índices bursátiles estadounidenses reportaron hoy fuertes caídas luego de que el mercado de bonos indicó un riesgo mayor de recesión, y ante las preocupaciones por datos económicos de Alemania y China.
 

La posibilidad real de la tercera ola de la recesión habría pasado desapercibida hasta ahora para la mayoría de Agencias de Calificación debido a la desconexión con la realidad que les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados, con lo que se cumpliría la famosa frase del iconoclasta John Kenneth Galbraiht. ”Hay dos clases de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso”. Así, el ”efecto mariposa” trasladado a sistemas complejos como la Bolsa de Valores, tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato pues los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes (Teoría de la Inestabilidad financiera de Minsky), con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, dando lugar a un nuevo estallido o crash bursátil.

 

La bipolaridad de la economía de los Estados Unidos y sus efectos en el mundo, se ha profundizando, siguiendo el ritmo de la política y de la próxima campaña electoral. El presidente Donald Trump ha utilizado la política para presionar fuertemente a la Reserva Federal, a través de sus opiniones difundidas en tweets.  Anteriormente, señalé que las recesiones generalmente terminan favoreciendo al sector más rico, en todo el mundo. Comentamos además que los intentos de la FED por subir las tasas en el 2018, fue una instancia para controlar el desequilibrio monetario. Sin embargo, cuando el mercado bursátil sintió los efectos de la medida, se inició un cambio de expectativas para hacer exactamente lo contrario, es decir, dar indicios de bajar las tasas. El tercer punto fue que no debe descartarse la utilización de tasas de interés profundas para revertir las recesiones, junto con la paulatina eliminación del dinero de papel.