Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Remolinos de fuego o tornados de fuego se han registrado dos veces en dos días esta semana en Brasil. Este fenómeno atmosférico ocurrió este martes cerca de una granja en Santa Helena de Goiás.

 

 

Después de este evento, dos días más tarde, se reportó sobre un segundo tornado de fuego, que fue captado durante un incendio en una plantación de caña cerca de una autopista.

 

Según los bomberos, los tornados de fuego son muy peligrosos y pueden alcanzar hasta 80 metros de altura.

 

Los remolinos de fuego, también conocidos como tornados de fuego, son un raro fenómeno que suceden cuando las llamas, bajo ciertas condiciones, se combinan con corrientes de viento turbulento y forman una verticidad en el aire, similar a una columna o un tornado.

 

 

 

Afortunadamente, estos remolinos de fuego no son tan poderosos como los tornados de viento y no se asocian a tormentas, sino que usualmente surgen como consecuencia de incendios forestales.

 

Estos torbellinos están conformados por un núcleo de fuego y por un anillo de aire alrededor de las llamas que los alimenta de oxígeno fresco.

 

Generalmente, los torbellinos de fuego poseen un diámetro de 0.3 a 0.9 metros, aunque existen algunos reportes de remolinos con diez veces más de anchura. Tienen una altura promedio entre 10 a 50 metros y lalcanzan vientos de 160 kilómetros por hora, persisitiendo durante más de 20 minutos

Una manifestación en el centro de Santiago reunió este martes a un grupo de personas que llamaron a boicotear el consumo de carne de origen brasileño por el enorme daño que la crianza de ganado provoca a la selva por la tala masiva de árboles para el cultivo de forraje.

 

Dos firmas brasileñas propiedad de uno de los principales donantes a las campañas del presidente estadunidense, Donald Trump, y del líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, son en gran medida responsables de los incendios en la Amazonia, informó ayer el portal The Intercept.

 

Planeta en llamas

Agosto 29, 2019
 Al envalentonar la codicia de ganaderos, granjeros, agribusiness y de la minería, anunciando la desregulación ambiental, anulando el reconocimiento de los territorios indígenas donde la desforestación es mucho menor al resto de la Amazonia, o anunciando que fusionaría el Ministerio de Medio Ambiente con el de Agricultura, dominado por ese sector, Jair Bolsonaro decretó el fin de la lucha contra la deforestación amazónica. Con Lula (2003-2011) la desforestación cayó 83 por ciento; intensificándose ahora junto a una inusitada explosión de incendios forestales desatados para limpiar y ampliar terrenos agrícolas y ganaderos. Bolsonaro también decidió acompañar a Trump en su omnicida negacionismo climático, alentando la depredación de la mayor y más biodiversa selva tropical del mundo, donde se concentra 12 por ciento del agua dulce del planeta y una tercera parte de las especies vivas. Es un bienvenido sumidero del dióxido de carbono (CO₂) que calienta al orbe.
 
 

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva denunció hoy que los acontecimientos que ocurren en Brasil, desde el golpe de Estado contra la exmandataria Dilma Rousseff en 2016, están relacionados con el desempeño del Gobierno de Estados Unidos.

 

Página 1 de 4