Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Ante la amenaza del alcalde de Santiago de cerrar el Instituto Nacional si la comunidad de este liceo no sigue su política para solucionar la crisis del principal y más antiguo colegio de la República, decenas de exalumnos de distintas generaciones han declarado su apoyo al colegio. Pretender cerrar el Instituto Nacional “significa un ataque en regla contra la Educación Pública nacional como parte de una ofensiva desatada hace décadas contra esta institución republicana. La actual ofensiva combinada del alcalde de Santiago, de la ministra de Educación y de las fuerzas privatizadoras contra el Instituto Nacional, son sin duda, en el espíritu de sus promotores, un hito clave del asalto final contra la abandonada y despreciada educación pública”.

 

El Presidente, Sebastián Piñera, piensa auténticamente que “la educación es un bien de consumo”, y ahora la definió como “una industria”. Su ministra de Educación, Marcela Cubillos, fiel admiradora del tirano Augusto Pinochet, desprecia a los profesores y se ha negado reiteradamente a dialogar con ellos.

 

El segundo escrutinio nacional realizado por el Colegio de Profesores respecto a la propuesta del gobierno realizada tras las reuniones de la semana pasada obtuvo como resultado la continuidad del paro en defensa de la educación pública.

 

 

Al Iniciar la cuarta semana del Paro Nacional Indefinido los profesores y profesoras de Valparaíso continúan la lucha por mantener viva y hacer visible su movilización en defensa de la Educación Pública. Este lunes 24 de junio acudieron hasta la Intendencia Regional para entregar una carta al Intendente y la Gobernadora, interpelándolos para que hagan sentir las demandas de las y los docentes al gobierno central, pero la respuesta represora no se hizo esperar y las Fuerzas Especiales de Carabineros los reprimieron con brutalidad, igual que en la época negra de la dictadura, utilizando la fuerza y el carro lanza gases que no dudó en disparar sus humos tóxicos directamente a la cara de las y los manifestantes, e incluso lanzar lacrimógenas al interior del edificio de la Intendencia Regional.

 

Para la oligarquía siempre ha sido el ideal el que los pobres se mantengan, a través  de los tiempos, como su mano de obra: para trabajar con el músculo no es necesario asistir a la escuela, mucho menos introducirse en los vericuetos del saber.