Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

¿Bolsonaro en la ONU? Ojalá que no...

By Eric Nepomuceno (La Jornada) Septiembre 08, 2019 211 0

A menos que ocurra algún imprevisto, algo que con él es rutinario, y el ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro desista de cumplir lo previsto, le tocará pronunciar, el 24 de septiembre, el discurso inaugural de la nueva sesión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

 

Se trata de una tradición no establecida por ninguna regla específica, pero respetada desde siempre: ese discurso le toca al mandatario brasileño.

 

Nunca antes, ni siquiera en tiempos de la dictadura militar, de 1964 a 1985, que representaron largos y tenebrosos 21 años –Brasil tuvo como mandatario a semejante figura, desequilibrada en todos los sentidos.

 

Comentario al margen: hace poco un duro crítico de Bolsonaro declaró con todas sus letras que la situación vivida por el país dejó en evidencia que es urgente requerir una intervención para alejarlo del sillón presidencial, aclarando que no se refería a intervención política o militar, sino siquiátrica. No tengo cómo divergir de él.

 

Desde que ganó las elecciones del año pasado, y antes aún de asumir la presidencia el primer día de 2019, Bolsonaro ya había dado generosas muestras de ser un prodigio en provocar desastres y anunciar desmantelamientos no sólo internamente, sino también en el complejo campo de las relaciones exteriores.

 

Al menos en ese aspecto, semejante primate viene cumpliendo exactamente lo que de él se podría esperar con temor por los que siguen manteniendo vestigios de lucidez y, con euforia, por los descerebrados que lo respaldan de manera incondicional.

 

En semanas recientes –gracias a su desprecio por la defensa del medioambiente y a sus duras críticas a las políticas de preservación tanto de la Amazonia como de los derechos de los pueblos originarios– se multiplicaron críticas y denuncias alrededor del planeta sobre sus actitudes que, más que irresponsables, son criminales.

 

Las reacciones de Bolsonaro fueron típicas de quienes no mantienen relación alguna con la realidad: en lugar de presentar argumentos, atacó a gobiernos que contribuían con proyectos de comprobada eficiencia en defensa de la sustentabilidad de la mayor floresta del planeta, lanzó ataques feroces e indelicados a mandatarios de varios países, fue especialmente grosero con la primera dama francesa, Brigitte Macron, y definitivamente abyecto y cobarde con la ex mandataria chilena y actual comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

 

Pero, volviendo al principio: está previsto que el 24 de septiembre Bolsonaro pronuncie un discurso en la ONU.

 

Como aún quedan en el ministerio brasileño de Relaciones Exteriores contingentes de una diplomacia que a lo largo de más de un siglo mereció el respeto de toda la comunidad global, sus integrantes tratan de lanzar advertencias. ¿Alguien las oirá?

 

Al frente de ese ministerio está una nulidad grotesca llamada Ernesto Fraga Araújo. Pero bajo sus órdenes, o bajo su silencio, existen amplias docenas de profesionales altamente capacitados.

 

Y entre ese contingente se observa, en las semanas recientes una palpable –y muy justa– tensión: si efectivamente Bolsonaro va a hablar el 24 de septiembre, ¿cuál será la reacción del pleno de la ONU?

 

Queda claro que no resultan descabelladas las posibilidades de un boicot. Es decir, que mientras el ultraderechista emita su discurso en defensa de la ‘soberanía patria’ y distribuya estupideces a diestra y siniestra, diversos jefes de gobierno y de Estado ostensiblemente abandonen el pleno de las Naciones Unidas, o peor todavía, que deleguen a funcionarios de tercer nivel para representarlos, y ni siquiera aparezcan.

 

Más aún, se sabe que en el trayecto que lleva a la sede de la ONU, entre las calles 42 y 45, habrá manifestaciones de protesta contra la política de Jair Bolsonaro para la Amazonia. Y que acciones simultáneas están previstas en varias ciudades del mundo, todas contrarias al gobernante brasileño.

 

Resumiendo: se da por seguro que la presencia y el eventual discurso de Bolsonaro podrá ser un desastre para lo poco que resta de la imagen y del espacio de Brasil en el escenario global.

 

Claro que todo podría empeorar, según lo que él dispare al micrófono del pleno de la ONU.

 

La única oportunidad de que semejante desastre sea evitado reposa en la esperanza de que Bolsonaro desista del viaje y de ofrecer su discurso.

 

Habría una excusa razonable: está previsto que hoy se someta a una intervención quirúrgica para corregir una hernia abdominal, y que exigirá un reposo de 10 días.

 

Realizar un viaje tan largo luego de salir de 10 días internado en un hospital suena arriesgado. Por lo tanto, no ir –y evitar el desastre previsible y ampliamente previsto– sería más que comprensible y razonable.

 

El problema es que nada relacionado con Jair Bolsonaro es razonable. Es todo al revés, lo que se relaciona con él suena siempre a absurdo, tenebroso, ilimitado, incontrolable e insoluble, además de muy peligroso.

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario