Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Bachelet y “su” informe sobre Venezuela

Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU

Hablemos claro: el famoso informe achacado a Bachelet, fue redactado en el Departamento de Estado de Estados Unidos y antes de que ella visitara Venezuela. En resumen, fue a pasear al país caribeño y sólo para hacer la faramalla de que evacuaría un informe de su autoría. Que lleve la firma de la señora B, es un acto servil como todo lo suyo.

 

Estimado lector, si bien la mayoría de los chilenos le sigue creyendo a la ex presidenta, existen todavía muchos compatriotas que no comulgan con ruedas de carreta. En lo personal, hace mucho tiempo que le calé sus ignominias y vasallajes ante el imperio.

 

Para demostrar estas aseveraciones, esta nota la he estructurado en forma de párrafos, mismos que corresponden a pasajes de columnas publicadas en Clarín desde hace varios años. Para tal efecto, indicaré el título de la columna, fecha de publicación y el texto del párrafo aludido.

 

 SEÑORA PRESIDENTA, RENUNCIE             (publicado 26-6-2009)

Pensaba escribir un artículo sobre el marketing político y su influencia en las encuestas que se realizan meses antes de una elección presidencial. Sin embargo, el bochornoso espectáculo que ha protagonizado el Gobierno y los periodistas que acompañan a la Presidenta Bachelet en su gira por Estados Unidos, me obligan a manifestar mi indignación personal, como la de tantos otros compatriotas que me han hecho sentir su malestar ante tanta obsecuencia y servilismo.

 

Por esto mismo, le solicito, muy respetuosamente a la señora  Michelle Bachelet, que renuncie a su cargo de Presidenta de la República de Chile, por haber mancillado el honor de los millones de chilenos. No  queremos ver a nuestro país como un vasallo    del imperio y punta de lanza de las maniobras desestabilizadoras de los Estados Unidos, en contra de los gobiernos progresistas de nuestros hermanos de América Latina.

 

Sí señora Bachelet, eso y no otra cosa, se esconde ante la solicitud del Presidente Obama cuando le pide que Chile se convierta en el mayor aliado de los Estados Unidos en nuestra América. Lo que sucede,  es que tanta adulación hacia su persona que precedía a la solicitud de marras, obnubilaron su pensamiento, y le hicieron olvidar que usted detenta un  cargo de representación de un país entero.

 

En su discurso, señora Presidenta, usted llegó a decir “que Chile compartía los mismos valores y principios del pueblo norteamericano”. ¿Nos preguntó Usted alguna vez a los chilenos si deseábamos compartir los valores del pueblo y gobierno norteamericanos? ¿De qué valores y principios  nos está Usted hablando? ¿De la invasión a Cuba (le recuerdo que fue durante un gobierno Demócrata con el Presidente más demócrata de los demócratas), de la guerra contra el pueblo vietnamita, de la guerra contra Irak, de los golpes de Estado contra gobiernos democráticos en América Latina, y por último, esos mismos valores y principios que derrocaron al Presidente Allende? Le recuerdo, además, que el Presidente Obama, ese mismo que la llenó de elogios, no ha cerrado la cárcel de Guantánamo y que durante su gobierno, se llevó a cabo uno de los peores bombardeos contra la población civil en Afganistán, donde fallecieron asesinadas casi 200 personas, la mayoría mujeres y niños.

 

CHILE Y LOS MERCADERES DE LA POLÍTICA         (publicado 30-4-2010)

He dejado para el final el tercer ejemplo de deslealtad: Michelle Bachelet Jeria, ex Presidenta de la República. Hija del general Alberto Bachelet, leal al Presidente Allende, torturado y muerto en prisión, olvidó (si algún día los tuvo) todo principio socialista para gobernar para la derecha. ¿Es necesario recordar que su gobierno fue tal vez el más represor de los gobiernos de la Concertación?: los pingüinos, los mapuche (con tres asesinados por la espalda), etc. En el famoso cónclave de la auto alabanza de la Concertación, la señora Bachelet se dio el lujo de plantear lo siguiente: “El país sin duda necesita de nuestra voz para la reconstrucción, la voz de quienes tenemos una concepción humanista (sic) de la política, una concepción participativa, una concepción de lo público y sin conflicto de intereses”…y más adelante, “es muy distinto hacer este proceso entre cuatro paredes o de forma participativa”.  Pregunta: ¿de la misma forma participativa, señora Bachelet, en que “participaron” los pescadores en la ley que privatiza el mar? Usted, ahora, dice que es allendista, sin embargo, durante su gobierno no actuó como tal. Esto, por la sencilla razón que no basta con decirlo, pues usted no encarna ninguno de los principios por los que luchó hasta dar su vida el doctor Allende.

 

CHILE, UN NUEVO PUERTO RICO   (publicado 24-5-2012)

 

La ex presidente Bachelet.

Es curioso que la ultraderecha  haya centrado sus ataques en la actuación  de la ex presidente ese fatídico 27 de febrero para tratar de torpedear su camino de vuelta a La Moneda. La verdad, es que me huele a tongo, pues lo único que hacen es, ante los incautos, ponerla como víctima y, por lo tanto, pavimentarle ese camino.

 

Sería un despropósito que la ultraderecha la atacara en su labor como primer mandataria, pues no hizo más que gobernar, justamente, para esa ultraderecha y sometiendo, cada vez más -siguiendo con el camino trazado por sus antecesores- el país al vasallaje de los Estados Unidos de América. ¿Es necesario recordar  los cables de wikileaks que revelan las intervenciones del gobierno yankee y el consiguiente servilismo de Bachelet en la aprobación de la termoeléctrica Campiche;  y el cable del entonces embajador  de E.E.U.U. sobre “dar a Chile el  liderazgo, pero sin hacerlos parecer  que son nuestras marionetas o representantes”? El cargo que detenta en las Naciones Unidas fue creado especialmente para ella, por los servicios prestados a la patria… norteamericana. (ONU Mujer).

 

Heraldo Muñoz, ¡Por qué no te callas!   (publicado   4-5-2017)

 

Usted señor ministro, ha dicho que cuando el presidente de Bolivia, Evo Morales, critica a Chile, es para desviar la atención de su pueblo,  porque tiene problemas en su propio país. ¿Y cómo andamos por casa? Usted sólo mira para el exterior, una forma de esconder la cabeza como el avestruz, pero le voy a contar que Chile hace agua por los cuatro costados:

 

Casi 25 mil personas en lista de espera murieron en 2016: 22.459, esperaban una primera consulta; 2.358, una cirugía. Chile, adalid de los Derechos Humanos.

 

Once mapuche están presos hace más de un año,  (en prisión preventiva), sin que se les haya podido presentar prueba alguna para culparlos; sólo una declaración efectuada bajo tortura, de la cual el responsable se ha desdicho. Chile, adalid de los Derechos Humanos.

 

La corrupción corroe hasta los más profundos cimientos del Estado (ilegal e ilegítimo): políticos, empresarios, sindicatos, iglesia, carabineros (la reserva moral de la patria), militares. 

 

Del CAE al PAE. La señora la hace de nuevo.   (publicado  9-3-18)

 

Corregido y aumentado: como lo hizo en su primer gobierno, al terminar su mandato, contra viento y marea, aprueba la construcción de la termoeléctrica Campiche, para lo cual hubo de ser  cambiado el uso del suelo, ahora, la señora presidente, da el visto bueno para entregar la concesión del litio a SOQUIMICH, hasta el año 2030.

 

Pero no sólo eso, envía un proyecto de Constitución al Congreso cuyo origen, tal como ella misma se refirió a la Constitución actual, es ilegítimo, pues, aunque ella quiera demostrar lo contrario, fue redactado entre cuatro paredes. Por lo demás, ella o sus asesores debieran saber que, en ninguna parte del mundo el poder constituyente radica en el Congreso, ya que este poder  le pertenece al pueblo soberano, vía Asamblea Constituyente. El Congreso tiene la facultad para reformar artículos de la Constitución vigente, pero no para redactar una nueva. No puede ser juez y parte. Nuevamente le  mintió a la ciudadanía, ya que había prometido que enviaría un proyecto de ley para cambiar un artículo de la actual Constitución, que permitiera llamar a un plebiscito y que el pueblo (la gente como se usa ahora), eligiera entre tres opciones para redactar una nueva Constitución. Prefirió enviar el texto de una Constitución a última hora, sabiendo que no tiene ninguna viabilidad, ni siquiera de ser discutida. ¡Qué gran legado!

 

Y sigamos: con la majadería propia del señor ministro de Relaciones Exteriores y, por supuesto, con la anuencia de la señora presidente, como dos auténticos vende patrias, se trabaja denodadamente para revivir el TPP que, especialmente para Chile que no produce prácticamente nada, excepto  industria extractiva sin valor agregado, es tremendamente perjudicial, como lo han demostrado diversas organizaciones contrarias a los tratados de libre comercio, especialmente el TPP. Bueno, qué podemos pedir a dos personajes que han sido formados en Estados Unidos y, especialmente en el caso del señor Heraldo Muñoz, que se ha transformado en el recadero del Departamento de Estado. También, es necesario recordar que Michelle Bachelet, antes de entrar en las lides políticas, en 1997 cursó un diplomado en Estrategia Militar en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos, cuyo plan de estudios  incluye seminarios dictados en el propio Estados Unidos. También participó en un curso sobre defensa en el Colegio Interamericano de Defensa en Washington. ¿Se podía esperar otra cosa del gobierno que termina?

 

Estimado lector, ¿cree usted que con estos antecedentes, Michelle Bachelet tiene autoridad moral para ostentar el cargo de Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, donde los poderes fácticos internacionales la han colocado? Como le espetó el senador Manuel José Ossandon a Piñera en el debate de las primarias: “No te metieron preso por lindo”.  A la ex presidente de la Copia Feliz, no la nombraron en ese cargo por linda, sino por todos los servicios prestados.

 

Nota: después que había terminado de redactar este  artículo, recibí un texto, vía correo electrónico, enviado por Luis Casado, editor de POLITIKA, en que su autor, el analista internacional Sergio Rodríguez Gelfenstein, analiza, si no el informe mismo, sí la actuación moral de Michelle Bachelet a lo largo de su vida en la arena política. A pesar que se repiten algunos antecedentes y conceptos en ambos textos, opté por dejar la presente columna tal cual como había sido terminada. Sin embargo, he creído conveniente incluir el enlace al texto de Rodríguez Gelfenstein, toda vez que  aporta más antecedentes y está estructurado en un solo cuerpo.

 

Adjunto, además, como primer enlace el video en que Tomás Mosciatti analiza la aprobación por parte de Bachelet, de la construcción de la termoeléctrica Campiche.   

 

  https://www.youtube.com/watch?v=at-oSzWwxtY   

http://werkenrojo.cl/es-la-hija-del-general-bachelet-nada-mas-por-sergio-rodriguez-gelfenstein/

 

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario