Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Cuentas Públicas: Lo que hay y todo lo que falta

Cada vez que escucho algún tipo de cuenta, nota o declaración pública, espero encontrar algo, aunque sea mínimo, de las cosas que leo en alguna prensa internacional o análisis alternativos. Así fue cuando vi en HBO, años atrás, un documental sobre el Congo. Allí explicaban las guerras que había en esta región por la columbita y la tantalita, minerales cuya mezcla produce el coltan, elemento fundamental en la industria digital y, por tanto en la industria moderna. Allí mueren a diario mujeres y niños ya sea en las guerras o en la extracción de estos minerales. Esto es desconocido para la mayoría de los chilenos. Los que usamos la industria digital y los que se han hecho multimillonarios con ella deberíamos tener alguna palabra sobre esto. A lo menos los estudiantes universitarios, para los cuales la inteligencia artificial es fundamental, deberían estar informados. Pero todo ello es imposible gracias al monopolio férreo de la prensa escrita y la TV.

 

En las cuentas se habla lo de siempre, las mismas muletillas, promesas contra la delincuencia, la desigualdad y a favor del crecimiento. Ni una palabra del Presidente de Chile, uno de los países que ha aplicado con más ortodoxia el modelo capitalista neoliberal, acerca de nuestro futuro inmediato que es apasionante y al mismo tiempo aterrador. Especialmente para los trabajadores desprotegidos, sin la obligación de sindicalizarse y sin derecho a huelga desde 1973, y luego para todos los jóvenes estudiantes universitarios y técnicos que no tendrán lugares donde aplicar lo que están aprendiendo.

 

Todo esto se debe a la Cuarta Revolución Industrial que, junto con producir avances inconcebibles en el mundo, disminuirá, y ya lo está haciendo, enormidad de puestos de trabajo.

 

De esto hay conciencia en los países europeos que han entregado una renta básica a los ciudadanos, financiado con impuestos al uso de robots. También entre los que han disminuido la jornada de trabajo. En Holanda, Dinamarca, Noruega, Irlanda, Alemania, Suiza, Bélgica, Suecia, Australia e Italia se trabaja menos de 40 horas a la semana.

 

Las nuevas tecnologías son pan de cada día en Europa. El uso de la energía eólica y solar está casi generalizado. Se desarrolla fuertemente la electromovilidad. Ya se construyen carreteras con pavimentos irrompibles que absorben energía solar para su iluminación. Pronto va a desaparecer la importancia del petróleo. En Japón se ha inventado el Robot Pepper que interpreta emociones, a la venta desde 2017. Larry Page, fundador de Google, ha invertido cerca de US$100 millones para crear el auto volador que patentó en 2013. El uso de drones se generaliza, PwC estima que el potencial de negocios de los drones en el mundo es de US$127.000 millones. Ya se usan en infraestructura, agricultura y transporte, en seguridad, entretenimiento y medios de comunicación. En seguros, telecomunicaciones y minería.

 

Chile no se queda atrás. Es uno de los países con más alta automatización dentro la OCDE y según el Diario Financiero estudios de Mc Kinsey concluyen que en las próximas dos a cuatro décadas 3,2 millones de empleos serán reemplazados por sistemas automatizados. La economista Andrea Tokman lo grafica diciendo que el 65% de los trabajos que existen actualmente ya no estarán cuando sus hijos ingresen al mercado laboral.

 

Ya el Metro usa energía eólica y solar y la nueva Línea no tiene conductor. Está en la punta en la normativa para trabajar con drones que han jugado un gran papel en la agricultura, desde salvar vidas a detectar plagas incipientes. En la portada de Antofagasta con ellos se investiga la cantidad y tipo de aves de la zona. Se usan en fotogrametría, cálculo de volúmenes, inspecciones de todo tipo, reconocimiento de terrenos. Un dron de cara puede llevar 10 litros de químicos y recorrer un terreno más rápido que el personal de tierra, también hacer inspección de palas eólicas.

 

Una multinacional española, con una inversión superior al millón de dólares, ha anunciado en Chile la instalación del primer data center local, el cuarto a nivel mundial, con el que ofrecerá servicios de cloud computing para todo el Cono Sur.

 

La industria forestal chilena hace tiempo que corta y prepara la madera digitalmente, también la minería donde ya los camiones de las mineras se manejan sin conductor. Chilectra eliminó 50 mil medidores de energía en 2017, aunque recién ahora se produjo la pugna con los consumidores. La Administración Pública realiza cada vez más acciones on line. El dinero dentro de poco desaparecerá por su gestión on line.

 

En los puertos chilenos el reemplazo de trabajo humano por tecnología digital, se generaliza desde fines de los años 90 con la concesión y privatización de estos. Al mismo tiempo se produjo la modernización de las aduanas. Se han traspasado muchas funciones a los Agentes de Aduana, lo que ha sido posible por la incorporación del sistema EDI, Exchange Digital Information, que permite una comunicación segura y expedita.

 

Es casi pintoresco que exista una Roja Robótica, es decir una selección de football hecha de robots, formados, diseñados y adiestrados por estudiantes de Ia Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile que comenzaron a realizar esta labor en 2003. Este equipo de jugadores de 50 cm es el único equipo de este tipo que existe en América Latina, se encuentra entre los 10 mejores del mundo y se propone ganar a humanos en 2050. Mientras tanto, ha llegado tercera cuatro veces en los campeonatos mundiales y se prepara para competir este año. Otros jóvenes también han construido bienes con sus impresoras 3D.

 

Por otra parte se impulsa a todo nivel la electromovilidad, lo que se materializó en un Acuerdo Nacional Público Privado firmado por 38 entidades, tales como el Ministro de Energía, Medio Ambiente y Transportes, además de Corfo, la Comisión Nacional de Energía, Volvo, Nissan, ABB, TurBus, Copec, Enex, las universidades de Chile, San Sebastián, Inacap y Duoc UC y otras. Esta iniciativa ha permitido preparar profesionales especializados y ha ingresado vehículos eléctricos. El Transantiago ya ha incorporado cien buses de este tipo que funcionan en las comunas de Peñalolén, Ñuñoa, Providencia y Santiago a través del recorrido 519 del operador Metbus. Según la Ministra de Transportes Gloria Hutt: “Estos buses permitirán entregar un servicio de mejor calidad, no solo porque no emiten ruidos ni vibraciones, sino porque cuentan con diversos atributos como wifi, aire acondicionado, accesibilidad universal, cabinas seguras para conductores, asientos acolchados y una disposición más cómoda y con mejores terminaciones en el interior”. Además de iniciar la operación de los buses, las empresas Enel X, Metbus y BYD pusieron en marcha el primer electroterminal de Chile y Latinoamérica, donde se ubican sus cargadores. Cuentan con 11 aparcamientos solares, diseñados para soportar paneles fotovoltaicos que generan energía a partir del sol como fuente renovable y servirán como puntos de carga para estos nuevos medios de transporte. Tendrá 63 puntos de carga, mientras que un nuevo electroterminal, que se ubicará en Maipu, contará con otros 37 cargadores.

 

La mayoría de las clínicas del país cuentan con robots y ya se han hecho miles de operaciones con estos. Muchas cuentan con el robot más desarrollado para cirugías que es el robot Da Vinci.

 

Expertos informan que a 2040 el 100% del transporte público será eléctrico en Chile y que en 2045 la mitad de los empleos será ejecutada por robots.

 

Esta es una descripción sintética y somera de lo que está ocurriendo en Chile donde los indicadores de crecimiento e inversión no representan lo mismo que antes de la aplicación de las nuevas tecnologías. Por ejemplo las inversiones en industria digital no son altas, y hay momentos en que el crecimiento se puede ver afectado por la maduración de las inversiones y la reconversión industrial.

 

Sin embargo, ello no es razón para no informar de esto, para no prepararse para lo que se está produciendo en nuestras narices. Para no preparar la formación de nuestros jóvenes considerando las nuevas tecnologías.

 

Es necesario tener muy presente que el desempleo llevará a muchos al sobreendeudamiento y al dinero ilegal, que ya constituyen una realidad en nuestro país. También a aumentar los índices de suicidio, lo que es grave en los jóvenes.

 

Una cuenta pública seria debería referirse a un fenómeno tan drástico como el que significa una revolución industrial. Dirigentes del país deberían saber que si no cobran un impuesto a la robotización, para repartir entre los desempleados, las industrias ilegales, como los diferentes tipos de tráficos, seguirán proliferando por más que pongan toque de queda a los jóvenes, les revisen las mochilas e instalen nuevamente a los milicos en las poblaciones.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario