Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Lenin Moreno (el dicta traidor) recibió el beso apestoso del FMI Destacado

By Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo) Octubre 10, 2019 325 0
Lenin Moreno junto a la exdirectora del FMI Christine Lagarde Lenin Moreno junto a la exdirectora del FMI Christine Lagarde

El Fondo Monetario Internacional ha provocado en América Latina más muertes y estragos que la peste negra en Europa, (epidemia que asoló este Continente durante los años 1348-1352), y donde se deja caer una Misión del FMI la derecha se hunde, como ha ocurrido varias veces en Argentina y en Ecuador.

 

Ecuador ostenta el récord continental de haber contado, especialmente desde 1996 hasta hoy, de Presidentes corruptos, pintorescos y locos, (a excepción de Rafael Correa, 2007-2017). La oligarquía ecuatoriana, cuyos líderes principales son banqueros de la Costa, Guayaquil, se caracteriza por una capacidad de robar sin parangón con los demás países de América del Sur, y Jaime Novoa y Guillermo Lasso figuran como sus líderes.

 

El Partido Socialcristiano es mucho más corrupto y reaccionario que sus congéneres COPEI y la Democracia Cristiana chilena: El Presidente socialcristiano, Jamil Mahuad, durante su mandato, por ejemplo, decretó el feriado bancario que condujo al robo de los ahorros de los ecuatorianos, como también la dolarización, que rige hasta hoy.

 

El gobierno del traidor Moreno sólo podría ser comparado con el del coronel Lucio Gutiérrez, (2003-2005), quien comenzó como discípulo de Hugo Chávez y, posteriormente, se cambió al bando de George W. Bush. Gutiérrez pactó con el FMI bajo las mismas condiciones que el actual Presidente, Lenin Moreno, es decir, terminar con los subsidios a los hidrocarburos y privatizar la electricidad y las comunicaciones. Gutiérrez fue derrocado por la rebelión popular de los Forajidos, (2005), y huyó a Brasil antes de que fuera merecidamente linchado por las masas (a lo mejor, podría ocurrir lo mismo a Moreno a manos de los que él denomina los “zánganos”). Abdalá Bucaram, (1996-1997), un personaje muy pintoresco, también fue expulsado del poder por la poderosa rebelión popular.

 

Las organizaciones indígenas y los movimientos de la sociedad civil ecuatorianos han demostrado siempre un enorme valor y unidad para derrocar a Presidentes malos y corruptos, (contrasta la miseria moral de la oligarquía con respecto a un pueblo valiente y decidido), y el hasta ahora las organizaciones sociales han logrado derrocar a Bucaram, a Mahuad y a Gutiérrez, y llegará el turno al traidor, Lenin Moreno.

 

La estrategia del FMI, que nació en 1944, tenía como objetivo imponer la primaría del dólar y del oro como respaldo monetario, y aprovechar la situación de los países en bancarrota para endeudarlos aún más e imponer sus políticas de restricciones sociales, es decir, matar a los pobres, esta vez no por la peste bubónica, sino por el hambre y la miseria extrema; la idea es que los pobres mueran lo más pronto posible, así como los ancianos y los niños, todos ellos seres improductivos. (Baste recordar que de la peste negra sólo escaparon los ricos, que se aislaron en sus propiedades en las montañas. Gracias al tercio menos de la población mundial apareció el Renacimiento y el humanismo, que dieron preponderancia a la política por sobre la teología, al individuo sobre la comunidad).

 

Ecuador tiene actualmente una deuda externa de un 33% de su PIB y un crecimiento negativo, sin embargo, era absolutamente innecesario recurrir al crédito del FMI; (por lo demás, los Bonos ecuatorianos tienen una calificación muy superior a la de los argentinos, por consiguiente, los ecuatorianos pueden endeudarse en el mercado secundario); por otra parte, China, Rusia y la India no tienen ningún impedimento para acordar créditos a Ecuador, como antes lo hicieran durante el gobierno de Rafael Correa.

 

El crédito de 4.200 millones de dólares, aprobado actualmente a Ecuador, que aumentaría a 10.000 millones de dólares, está condicionado a: 1) terminar con subvenciones para la bencina y el diésel; bajar en un 20% los sueldos de los nuevos contratos, para empleados públicos; 3) aportar un día de salario por parte de los empleados fiscales; 4) acortar las vacaciones de un mes a 15 días.

 

El fin de la subvención a los hidrocarburos ha significado, como es lógico, el aumento del precio de todos los productos básicos: el transporte público, por ejemplo, aumentó en un 100%, lo mismo ha ocurrido con el galón de bencina, que subió de 1,80 a 2,50 dólares.

 

La Asociación Indígena, CONAI, y las diversas organizaciones sociales han ocupado no sólo el casco histórico de Quito, sino también la mayoría de las demás ciudades ecuatorianas llegando, incluso, a penetrar en el Salón de Sesiones de la Asamblea Nacional, siendo reprimidos violentamente por el ejército y la policía.

 

Lenin Moreno, además de traidor, se ha mostrado como un hombre cobarde, (huyó a Guayaquil para salvar su piel, también aprovechó para decretar un toque de queda muy sugestivo, sólo válido para el casco histórico de Quito) y, finalmente, regresó a la capital al sentirse que su vida no corría peligro.

 

Lenin Voltaire Moreno no puede aceptar la realidad de que su pueblo lo rechaza: tiene apenas un 12% de apoyo ciudadano y también la Asamblea Nacional sólo cuenta con un 8% de aceptación, es decir, muy pocos ciudadanos creen en las Instituciones, y mucho menos en los banqueros, que habían robado al pueblo sus ahorros, en 1999.

 

El Presidente Moreno, que se niega a admitir sus propios errores y los de su gobierno, tiene que inventar supuestos enemigos, y las ha emprendido contra Nicolás Maduro y, sobre todo, contra el ex Presidente Rafael Correa que, según Moreno, estaría planificando un golpe de Estado desde la ciudad de Barquisimeto, (Venezuela). Un invento como este sólo puede provocar risas, pues Maduro no cuenta ni con un centavo para planificar golpes de Estado en América Latina y, por otro lado, Correa viene de enviar un video desde Bélgica, país donde reside actualmente junto a su familia.

 

Los hipócritas como Luis Almagro, Iván Duque, Jair Bolsonaro e, incluso, el Presidente Sebastián Piñera, no han dicho ni una sola palabra defender la democracia ecuatoriana, en manos de un inepto, traidor, corrupto, como lo es el “Lenin Voltaire” ecuatoriano, pero sí se atreven a amenazar con la invasión a Venezuela para liberarla de la “dictadura” de Nicolás Maduro. Cuando estos hipócritas gobernantes hablan de democracia y de derechos humanos, hay que pedir por abajo, como en el cacho. Un alcalde de un pueblo mexicano fronterizo con Estados Unidos, decía que los derechos humanos son para los humanos y no para los miserables humanoides.

 

La posible solución para la crisis ecuatoriana está en la muerte cruzada, es decir, que se elijan un nuevo un nuevo Presidente y vicepresidente y se vote por la renovación total de la Asamblea Nacional, es decir, devolver al pueblo el poder que, por derecho, le corresponde.

 

Por otra parte, la policía y las fuerzas armadas ecuatorianas están corriendo un grave riesgo al masacrar al pueblo, pues bien podría, de triunfar la rebelión popular, crearse unas renovadas fuerzas armadas, esta vez al servicio del pueblo. El poder, por lo general, es el monopolio de la fuerza legítima.

 

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

10/10/2019     

Valora este artículo
(5 votos)
Modificado por última vez en Jueves, 10 Octubre 2019 14:58