Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Cuándo se jodió el Perú: la corrupción de la casta política y judicial

By Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo) Octubre 03, 2019 298 0

En la obra de Víctor García Belaúnde, El expediente Prado, después de una acuciosa investigación realizada en Chile y Perú, concluye que el ex Presidente de este segundo país, Mariano Ignacio Prado, no sólo se robó el dinero de los peruanos y escapó a Francia, sino que también contaba con poderosos intereses en Chile, donde poseía un Banco y minas de carbón, en Lota, junto a la familia Cousiño, además de otros negocios.

 

Prado no es el único Presidente que traicionó a su país en la guerra del nitrato, también lo hizo, según los historiadores del Rímac, el dictador Nicolás Piérola, que abrió el camino al ejército chileno para que ocupara Lima, al negarse a provechar el estado de embriaguez de los soldados chilenos  en las cercanías de Lima, en el barrio San Juan.

 

 

La historiadora Carmen Mc Evoy, en su libro,  Guerreros y civilizadores analiza  en profundidad la visión de la Prensa chilena sobre los peruanos durante la guerra del Pacífico; según el Diario El Ferrocarril,  Perú era un país afeminado y corrompido, a partir del virreinato y que, dada esta esta condición fácilmente sería vencido por los chilenos, que  tenían por misión civilizar a los “degenerados” peruanos y a los “cholos bolivianos”. (Esta visión de superioridad de los gobiernos chilenos fue la inspiradora de la “pacificación de la Araucanía”, años más tarde).

El método filosófico de F. Nietzsche para explicar los  fenómenos históricos es la genealogía, (pienso que para analizar “cuándo se jodió el Perú”, es preciso recurrir a la genealogía histórica, es decir, remontarse al tiempo y espacio a la raíz de los acontecimientos).

El conflicto actual es mucho más profundo que una mera disputa de poder entre el Parlamento y el Ejecutivo, entre el Presidente, Marín Vizcarra y la mayoría fujimorista-aprista del Congreso.

En el largo período podría remontarse al nacimiento de la República,  (este año cumple dos siglos de existencia), y para no hurgar en un pasado tan distante, podemos limitarnos al primer gobierno de Alán García, cuando el APRA aplicó un populismo de izquierda latinoamericanista; (en su segundo período se desvió al populismo de derecha neoliberal).

En su primer gobierno García condujo al país al desastre económico total, así como a una guerra prolongada con la guerrilla de Sendero Luminoso.

En las elecciones de 1990, en que se disputaban el poder  Mario Vargas Llosa, (autor de Conversaciones en la catedral), y el entonces desconocido Alberto Fujimori, (dicho sea de paso, apoyado por los apristas), el triunfo del segundo candidato, completamente sorpresivo, daría lugar a una grieta insalvable entre los fujimoristas y el resto de la clase política peruana.

Este quiebre adquiriría distintas formas: Fujimori, en el autogolpe del 5 de abril de 1992, se inclinó  por la dictadura mafiosa, (no tiene ninguna relación con lo que ocurre en estos últimos días, pero es utilizado por los fujimoristas-apristas para acusar al Presidente en ejercicio, Martín Vizcarra, de dictador), y utilizó el ejército para ordenarle sacar los tanques a la calle, y hoy, en cambio, quienes desfilan son los ciudadanos que desprecian un Parlamento, que consideran corrupto, y abogan por nuevas elecciones, a realizarse el 23 de enero .

Los congresistas no han sido molestados por las Fuerzas Armadas, salvo la agresión por parte de los manifestantes al fujimorista Carlos Tubilo que, en el fondo, provocó a la gente, apostada en  las calles. Por otra parte, ningún medio de Prensa ha sido censurado o clausurado, como tampoco persona ha sido tomada presa, (a diferencia de 1992, en que lo fue el periodista Gorriti).

Una vez descubiertos los “Vladivideos” y producida la renuncia, por Fax desde Japón, del dictador Alberto Fujimori, asumió como Presidente Valentín Paniagua, (al parecer, único mandatario honrado), a la espera del llamado a elecciones presidenciales, que se disputarían entre los candidatos Alejandro Toledo y Alán García, (el primero, a la espera de la extradición desde Estados Unidos, y el segundo, que cometió suicidio al ser allanado por la policía). En estos comicios triunfó Alejandro Toledo, (en ese tiempo era un héroe de la democracia, y hoy,  ladrón y corrupto).

En la siguiente  elección entre Ollanta Humala y Alán García, ganó el aprista Alán García quien,  esta vez aplicando el neoliberalismo – como se ha comprobado, - recibió coimas de Odebrecht, para adjudicarse  la construcción de la Línea 2 del Metro -.

A García le sucedió el militar nacionalista, Ollanta Humala que, según acusaciones,  recibió dinero de Hugo Chávez para su  campaña. Posteriormente, se comprobó que Humala y su mujer Nadine Heredia, habían recibido sendas coimas de Odebrecht, (esta pareja estuvo en prisión preventiva durante varios meses, hasta que los salvó un fallo del Tribunal Constitucional).

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2016 ganó el lobista Pedro Pablo Kuczinsky, con apenas 1% de diferencia con la candidata Keiko Fujimori y su Partido, Fuerza Popular, (hija del dictador, hoy preso por crímenes de lesa humanidad),  con 74 congresistas de un total de 130. A partir del triunfo de PPK comenzó una guerra sin cuartel entre el gobierno y el Congreso, cuya cúspide había sido la renuncia de PPK, previo la votación de la vacancia.

Al asumir el mando el entonces vicepresidente, Martín Vizcarra, se dio una corta tregua antes de batallas mucho más “cruentas”, que culminaron con la disolución del Congreso, y el acto del desacato al proclamar por mayoría del Congreso, a la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz,  como nueva Presidenta en funciones, mientras transcurran los 12 meses de duración del interinato.

Como en todas las crisis de poder, ambos bandos se acusan mutuamente de los peores  crímenes contra la república: los fuji- apristas llaman al Presidente Vizcarra dictador, y a sus enemigos de la izquierda, de Maduristas, (incluso, un Diario popular titula “Peruzuela” para referirse al apoyo de la izquierda a la disolución del Congreso).

Hasta ahora, la única salida posible parece ser la convocatoria a las elecciones parlamentarias del 23 de enero de 2020, en que ninguno de los actuales congresales podrá ser reelegido, y cuya duración será hasta el 2021, por consiguiente, no podría acusarse a ningún candidato de pretender mantenerse en el poder.

En esta crisis el Presidente Vizcarra, que no fue elegido por el pueblo ha alcanzado hoy, gracias a su decisión de querer combatir la corrupción, una simpatía que  nunca un Presidente había tenido de parte de su  pueblo. Por otra parte, la segunda vicepresidente, Mercedes Aráoz, ha caído en desprestigio al aceptar el cargo de Presidenta interina, para luego renunciar a la vicepresidencia, dejando a Vizcarra sin posibilidad de ausentarse del país, salvo que el Presidente  Vizcarra dejara el paso al presidente del disuelto Congreso, Pedro Olaechea.

Perú, con la judicialización de la política, (uno de los peores males de las democracias contemporáneas), es hoy por hoy, esclavo de los Sansones Carrasco, abogados tinterillos y constitucionalistas, que han hecho su agosto al interpretar los numerosos absurdos constitucionales que han provocado ambos bandos.

Bibliografía

Carmen Mc Evoy  Guerreros y Civilizadoras

Política, Sociedad y  Cultura  en Chile  durante la guerra del pacífico  UDP  20011 ver paj  144  a 150

Gonzalo Bulnes  Historia de la guerra del pacífico 3 tomos

Víctor Andrés García B El  expediente Prado

Francisco Antonio Encina

Historia de Chile 1984  tomo  XXXV

El ferrocarril  1879 -1884

 

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)        

03/10/2019                 

                                               1990 SEGUNDA VUELTA

MARIO VARGAS LLOSA

37 ,68

ALBERTO FUGIMORI

62,32

         

                                2001

ALEJANDRO TOLEDO

53,08

ALAN GARCIA

46,82

 

                           2006

ALAN  GARCIA

52,62

OYANTA HUMALA

47,38

 

                                         2011

OYANTA HUMALA

51,45

KEIKO FUGIMORI

48,55

  

                                         2016

PPK

50,12

FUJIMORI

48,88

Valora este artículo
(1 Voto)