Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Estados Unidos estaría en una posición fuerte en caso de una guerra contra Irán, por lo que un eventual conflicto, en el que se descarta la presencia de tropas en "el terreno", "no duraría mucho" tiempo, según declaró este miércoles (26.06.2019) Donald Trump a Fox Business News.

 

Donald Trump no es una mansa paloma. Tampoco detuvo la guerra, diez minutos antes del ataque a Irán por preservar el costo 150 vidas humanas, ni por temor a las amenazas rusas. Porque la estrategia de Trump no consiste en invadir países: su propósito no es militar, sino económico y comercial y su  forma de negociar es tratar de poner de rodillas a amigos, enemigos y aliados, y después pactar, en las mejores condiciones para él, con ellos  - como los boxeadores pegan en el estómago hasta dejar sin piernas al rival.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó una represalia militar contra Irán ayer tras el derribo de un dron de reconocimiento estadunidense sobre el estrecho de Ormuz, pero a última hora se retractó, reportaron anoche por separado los diarios New York Times (NYT) y el Washington Post.

 

El régimen de Donald Trump está preparando campos de concentración para migrantes, incluidos menores, continúa sin ubicar a miles de niños que separó de sus padres, advierte que mantendrá a familias enteras presas y, en violación abierta a las leyes de asilo nacional e internacional, deportará casi de inmediato a miles de refugiados a México, todo mientras siguen sus operaciones de persecución interna a comunidades inmigrantes a lo largo del país.

 

Medios valoran como extemporánea la creación de un nuevo movimiento interno contra Nicolás Maduro más cuando a Trump ha dejado de interesarle la cuestión.



Después de fracasar el intento de golpe de Estado el 30 de abril, liderado por el autoproclamado “presidente interino” de Venezuela, Juan Guaidó, y un pequeño grupo de militares engañados, ha pasado el punto álgido del complot internacional promovido por la Administracion de Donald Trump para derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro, entrevé el diario español ABC.



El rotativo además apunta a lo extemporáneo de aglutinar otro movimiento interno contra el líder chavista no solo tarea cansina para la desgastada oposición venezolana, sino para Trump que acostumbrado a la celeridad en su agenda, se muestra desinteresado en seguir de tumbo en tumbo, al parecer sus halcones, como el secretario de Estado, Mike Pompeo, no le habían comentado a detalle lo que implicaba una acción de esas características en un país como Venezuela.



Muchas veces, Trump ha afirmado que los militares venezolanos podrían derrocar a Maduro, si quisieran, pero ahora prefiere mantenerse cauto y más bien ha tratado de desviar la atención hacia la supuesta reducción del personal militar ruso en el país caribeño.



ABC estima que debido a lo afirmado por diversas fuentes estadounidenses en los últimos días, todo se dirige a negociaciones entre las autoridades estadounidenses y las venezolanas.


Washington ha lanzado una serie de amenazas, entre ellas invadir Venezuela, ha recurrido a opciones distintas como la aplicación de medidas coercitivas y unilaterales, así como a bloqueos económicos.


No obstante, el tiempo ha corrido a favor de Maduro, quien recibió el apoyo mayoritario de su pueblo en las presidenciales de 2018, asimismo, cuenta con la lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), cuyos miembros no prestaron atención a los sobornos ofrecidos por EE.UU. y sus aliados, como Colombia, para derrocar al Gobierno venezolano.