Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Lo quisieron dar por muerto. La derrota del kirchnerismo en la segunda vuelta de las elecciones generales (noviembre, 2015), unido a la derrota del chavismo en Venezuela en las elecciones legislativas (diciembre, 2015) y la pérdida del referendo por la repostulación de Evo Morales (febrero 2016) llevaron a muchos analistas de derecha, pero también de algunos sectores de la izquierda progre y académica, a decretar el fin del ciclo progresista iniciado por Chávez, Lula y Néstor Kirchner en Venezuela, Brasil y Argentina en los últimos años del siglo XX y primeros del XXI.

 

El primer empréstito lo contrajo el  ministro del gobierno de Buenos Aires, Bernardino Rivadavia, en 1822: se pedía a Bering Brother la suma de un millón de libras esterlinas, de las cuales el Estado recibiría el 70%, y el 30% restante para comisiones e intereses; cuando alguien preguntó por el respaldo, el ministro José Manuel García respondió que la Provincia de Buenos Aires tenía $600.000 mensuales, por consiguiente,  cualquier persona con sentido común, se daría cuenta de que no tendría ningún sentido el solicitar un crédito; el ministro lo justificó sosteniendo que la deuda permitiría insertarse en la economía internacional.

 

El derrumbe del peso argentino sigue viento en popa: ayer, 14 de agosto, cotizó a $63 por dólar y el riesgo país llegó a cerca de 2.000 puntos básicos. Las medidas que promete Mauricio Macri son, apenas, un paliativo que se licuará por la inflación en menos de un mes; nadie cree que el diálogo entre Alberto Fernández y Mauricio Macri pueda detener la crisis cambiaria argentina.

 

El primer significado de las previas argentinas, con enorme derrota de Mauricio Macri, es el del fracaso del primer intento de restauración neoliberal. Después de más de una década de gobiernos antineoliberales, la derecha logró una primera victoria, después de mucho tiempo. Se dio en Argentina, con el triunfo de Mauricio Macri, con un programa típicamente neoliberal.

 

La aplastante victoria de Alberto Fernández, candidato a la presidencia por el Frente de Todos (FT), en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de Argentina (PASO) es un hecho no sólo de gran trascendencia política nacional, sino regional y mundial. Debe subrayarse la presencia, como compañera de fórmula, de Cristina Fernández de Kirchner, uno de los actores y actoras principales de la gran corriente política latinocaribeña de finales del siglo XX y principios del XXI contra el neoliberalismo, por la independencia, la justicia social y la unidad e integración de nuestra América. Cristina en su momento dio un paso al costado y propuso a su correligionario para encabezar el dúo por considerar que era lo más conveniente a los intereses populares.

 

Página 1 de 3