La deuda externa que tiene hoy en día el Gobierno General es relativamente baja. Las estadísticas del Banco Central de Chile, relativas a la situación a fines del año 2018, indican que la deuda de ese agente económico, el Gobierno General, en ese momento, era de 23 mil millones de dólares. Esa es una cantidad bastante modesta vista desde el punto de vista de las magnitudes actuales de la economía chilena.

 

Así lo expresó, el presidente del Consejo del Banco Central Mario Marcel, al presentar ante la Comisión de Hacienda del Senado, el Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre de 2019.

El Banco Central de Chile ha decidido inyectar una cantidad de hasta 20 mil millones de dólares a la economía nacional, con el objeto de hacer bajar el precio de dicha divisa y restarle volatilidad a la misma. Eso es muchísima plata. Por un lado, es más del 40 % del total de las reservas internacionales del BCC, que a fines de octubre ascendían a 48 mil millones de dólares. Por otro lado, el total de los billetes y monedas en circulación en el país alcanzan a casi 12.869 mil millones de pesos, cantidad que si se destinara integra a la compra de dólares al precio de mercado – 800 pesos por dólar, más o menos – alcanzaría para comprar 16 mil millones de dólares. Es decir, no hay billetes y monedas suficientes en el país como para comprar la cantidad de dólares que el BCC lanzará al mercado. Y si esa hipotética e irreal situación fuera posible, el mercado se quedaría absolutamente sin billetes y monedas nominadas en pesos, lo cual impediría hacer las transacciones habituales en la vida económica cotidiana del país. Pero todo indica que el BCC no se quedará sin una parte importante de sus reservas, ni los chilenos tendrán que volver a la época del trueque. La decisión del BCC no se podrá poner íntegramente en práctica, pero sin embargo tiene una alta importancia en términos de las subjetividades que tienen tanta importancia en el mercado cambiario.

 

El Banco Central de Chile no está llamado a permanecer indiferente o pasivo frente a un crecimiento tan fuerte en el precio del dólar como el que se ha presentado en el transcurso del mes de noviembre. EL BCC no considera conveniente entrar a participar en el mercado del dólar cada vez que se presenten fluctuaciones en el precio de la divisa pues no tiene entre sus políticas el jugarse día a día por mantener un precio determinado del dólar en el mercado cambiario, sino que deja que este fluctúe dentro de ciertos márgenes que no sean nocivos para la economía chilena.

 

El presidente del Consejo del Banco Central de Chile, Mario Marcel, señaló que “a la luz de la actualización de los parámetros estructurales y la evolución de la actividad y la demanda, la recuperación de la economía no ha sido suficiente para cerrar la brecha de actividad e impulsar la inflación. Por ello, se indica que el Consejo estimó necesario recalibrar el impulso monetario, acción que concentró la rebaja de 50 puntos base de la TPM que decidió en su reunión del viernes 7 recién pasado”.