Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Los vándalos y su lucha

Por allá por los años 60 del siglo pasado, recién ingresado al PS, en 1962, leí “Hijo del Salitre”, de Volodia Teitelboim, que relataba la vida de Elías Lafferte y la lucha de los trabajadores del salitre, de la creación de sus sindicatos, mutuales obreras, de su “Partido Obrero Socialista”, devenido posteriormente Partido Comunista. También leí en ese tiempo, diversos discursos y obras del gran Luis Emilio Recabarren. De todas esas lecturas del movimiento obrero y de la izquierda chilena, que era la lucha de la clase trabajadora por sus derechos, por cambiar la sociedad capitalista por una socialista, no recuerdo que estos dirigentes obreros, sindicales y políticos, hayan propuesto o reivindicado que en esa lucha, fuera necesario atacar e incendiar las pulperías de las oficinas salitreras, destruir bienes públicos y privados en las ciudades del norte, y atacar e incendiar las iglesias.

 

Ingresé al P.S. en 1962, a la Juventud Socialista (FJS)  en 1961, y no recuerdo que los dirigentes del PS de la época, o posteriormente, en documentos políticos o ideológicos del partido, se haya argumentado o reivindicado que en la lucha por el socialismo y la revolución, teníamos que incendiar las fábricas de los capitalistas, incendiar las cosechas o las haciendas y fundos de los latifundistas, atacar, robar e incendiar locales comerciales, o destruir semáforos y otros bienes públicos. No recuerdo que haya existido algún documento del PS que haya propuesto esos ataques como métodos de lucha del partido.

 

Al ser socialista, conozco menos la literatura política del PC, pero de lo poco que conozco, tampoco se proponía que para avanzar al socialismo había que saquear e incendiar a los capitalistas. Y a pesar que socialistas y comunistas éramos en gran parte ateos o anticlericales, nunca a alguien se le ocurrió ir a incendiar una iglesia, menos aún destruir un monumento histórico.

 

Y el ejemplo lo tomábamos de la Revolución de Octubre en Rusia que a pesar que la religión era considerada el opio de los pueblos (Marx), nunca destruyeron las hermosas iglesias, mezquitas y sinagogas que existían en la Unión Soviética, y se respetaron todos los monumentos históricos que representaban al odiado zarismo. La Revolución china con Mao, también respetó los lugares de culto de las numerosas creencias religiosas de China, a pesar que la guerra civil y de liberación contra el invasor japonés duró muchos años. Esa es la tradición marxista-leninista, de la izquierda en general que se reclama del socialismo, y de manera más general, de la clase trabajadora.

 

En el gobierno de nuestro gran Presidente Salvador Allende, manifestantes de derecha y de la DC, marchaban por decenas de miles o quizás centenas de miles en Santiago, en contra del Gobierno Popular, pero no recuerdo, que en todas esas numerosas marchas y manifestaciones, estos manifestantes de derecha y de la DC, hayan atacado e incendiado comercios, buses de la locomoción colectiva (el Metro estaba recién en construcción en el Gobierno del Presidente Allende) o hayan destruido semáforos, luminarias y otros bienes públicos o privados. Es cierto que Patria y Libertad cometió varios atentados terroristas, derribando por ejemplo torres de alta tensión, pero ni siquiera este grupo destruyó o incendió bienes públicos o privados en las ciudades.

 

Cuando a comienzos de los ochenta que comenzaron las protestas, las marchas, concentraciones, estos luchadores por la democracia y la libertad, no atacaban los comercios ni los incendiaban, no destruían ni incendiaban bienes públicos o privados, a pesar que luchaban contra la peor y más larga dictadura que ha tenido Chile. Algunos grupos armados asaltaban bancos para autofinanciarse, otros asaltaban camiones con víveres, carne, pollos y los repartían en las poblaciones, pero tampoco quemaban los camiones que habían asaltado.

 

Esta lucha contra la dictadura tenía un comportamiento ético que venía de la tradición de la clase trabajadora y sus dirigentes, como Recabarren, Lafferte, Clotario Blest, Oscar Nuñez, Figueroa y de los dirigentes de los partidos de izquierda, entre los que destaca la figura de Salvador Allende.

 

Sin embargo ahora, con el estallido social han aparecido grupos muy organizados, con muchos medios, que aprovechándose de la movilización y las marchas, incendiaron decenas estaciones del Metro, monumentos históricos, supermercados y comercios varios, bienes públicos y privados e incluso varias iglesias, amparados de encontrarse en la retaguardia de los manifestantes. Estos vándalos, delincuentes, porque eso es lo que son en los hechos, están organizados y que cuentan con financiamiento y movilización.

 

Marx utilizó el término alemán lumpenproletariat  para describir a una masa compuesta de individuos arruinados y aventureros desgajados de la burguesía, vagabundos soldados desmovilizados, pájaros de cuentas liberados de prisión, ladronzuelos diversos, gente operando en el oficio de la prostitución, a los que podríamos agregar al narcotráfico, que en el tiempo de Marx no existía.

 

¿Qué de semejanza pueden existir entre estos delincuentes, con la lucha de la clase trabajadora y de los partidos de izquierda, y con el estallido social producto de 30 años de neoliberalismo? Nada tienen en común, y no corresponde que dirigentes sindicales y de partidos de izquierda aparezcan justificando implícita o explícitamente a estos vándalos, más aún, debieran condenarlos de la manera más rotunda y explícita.

 

 No puedo terminar sin decir algo respecto de algunos manifestantes que rodean a algunos automovilistas y los obligan a salir de sus automóviles y bailar para poder dejarlos pasar, lo que ellos estaban obligados a hacer para que no le destruyeran sus automóviles, como si estos automovilistas, tan pueblo como ellos, eran los culpables de la situación política y social que provocó esta protesta. Estas personas han sido vejadas y estos actos pueden considerarse una extorsión, una transgresión a los derechos humanos de estas personas. Pero lo que más me extraña es que algunos dirigentes políticos lo justifiquen como algo pintoresco.

 

Estas acciones podrían ser sancionadas incluso por la Ley de Seguridad del Estado, ley por la cual me condenaron a 20 años en febrero de 1974, por algo mucho menor, haber tratado de entregar a periodistas argentinos que se encontraban en Copiapó, un documento denunciando la forma como la Caravana de la Muerte, asesinó, descuartizándolos con corvos a 16 compañeros en Copiapó. Por tratar de enviar un documento, y que fue solo quedó en tentativa, 20 años, que en segunda instancia rebajaron a 10 años, y 30 meses después ser expulsado de Chile.

 

Julián Alcayaga

Economista y abogado

Stgo. 15.11.2019

Valora este artículo
(5 votos)

4 comentarios

  • Gino Vallega
    Enlace al Comentario Gino Vallega Domingo, 17 Noviembre 2019 11:37

    La violencia de la dictadura y el neoliberalismo posterior , ha marcado muchas generaciones de este país con injusticia , crímenes , montajes y un abuso de represión intolerable en países "civilizados"...así ,si alguien espera que la sociedad herida responda con guante blanco contra el trato con guante negro es pedir imposibles , si hasta la educación que marca una respuesta poblacional ha sido largamente suprimida y transformada en comercio.La lucha agria y repelente de los carabineros contra la población no es moderada ni morigerada , es simplemente , fraticida ,llama a respuesta violenta
    donde el lumpen será llamado a ensuciar más esta guerra de Piñera con su pueblo (como lo hizo Ibánez en 1957).Como moderamos la respuesta poblacional , con más terrorismo de estado ?Piñera está sobrepasado y en su locura monetaria actúa como animal herido con gran falta de equilibrio emocional.

    Reportar
  • Jorge Arias
    Enlace al Comentario Jorge Arias Domingo, 17 Noviembre 2019 10:09

    Soy español y vivo en España.
    Siento gran inquietud por lo que está pasando en Chile, porque acá si recordamos una nefasta república en la que sí se quemaron iglesias, se ocuparon fincas, se justificaron asesinatos y robos, se ensayó una revolución sangrienta y asesinó a un diputado la guardia de un ministro, lo que provocó una guerra civil terrible y una larga dictadura.
    Dele un repasito a ese periodo de la historia de España y verá de que son capaces los de su partido.

    Reportar
  • Hugo Randier
    Enlace al Comentario Hugo Randier Sábado, 16 Noviembre 2019 18:49

    Muy interesante sus lecturas tempranas sr. Alcayoga de Mesir.
    Ud debiese ocupar una cátedra e impartir parte de su enorme
    intellignzia para que se ilustren los apanuncados
    Se le felicita con grandes aplausos mensageros.....??

    Reportar
  • debarahona
    Enlace al Comentario debarahona Sábado, 16 Noviembre 2019 18:03

    Julián

    Soy un lector activo de todo lo que Ud. escribe y publica, es más, soy como Ud. un viejo miembro del Comité de defensa del Cobre y aun recibo correspondencia en particular suya a través de mi correo electrónico el cual siempre leo y guardo en un archivo llamado Defensa CU. Recuerdo que escribí un artículo publicado en Clarín sobre la condena del Senador Lavandero refutando su condena escribí hace ya tiempo un artículo en su defensa y que aun hoy día se puede leer en Internet


    Mi problema ahora es acerca del artículo publicado hoy en el Diario El Clarín “los Vándalos y su Lucha” y leí algo que no es verdad y que la derecha transmite a todas voces para tratar de empatar las violaciones de los DDHH de la dictadura y de la mal llamada democracia post pinochetista y eso so me parece grave, más bien chocante y como compañeros en esta lucha debe de aclararse y no ser nosotros mismos los que ayudamos a servir de voceros de la reacción. Cito:

    “No puedo terminar sin decir algo respecto de algunos manifestantes que rodean a algunos automovilistas y los obligan a salir de sus automóviles y bailar para dejarlo pasar, lo que ellos estaban obligados a hacer para que no le destruyeran sus automóviles, como si estos automovilistas, tan pueblo como ellos, eran los culpables de la situación política y social que provocó esta protesta. Estas personas han sido vejadas y estos actos pueden considerarse una extorsión, una transgresión a los derechos humanos de estas personas. Pero lo que más me extraña es que algunos dirigentes políticos lo justifiquen como algo pintoresco.”

    Aquí radica mi problema, lo que Ud. Relata puede ser a lo más un delito penado por el Código Penal o una infracción que no lleva pena de cárcel y que puede llevar una multa (algo así como violar el toque de queda). Una violación a los DDHH es la violencia ejercida contra la población civil desarmada que protesta y es la ejercida por la Autoridad, dictadura de Pinochet y continuada por la llamada democracia ejercida en contra de nuestro pueblo mapuche y usada ampliamente hoy en día por la derecha representada por Piñera, delincuente ya condenado por fraudes económicos.
    El baile de referencia fue una acción nazi ejercida por los nazis en contra de la comunidad alemana de religión judía y que ha sido copiada por imbéciles ignorantes y que repiten como monos y es repudiable, pero están lejos de ser violaciones a los DDHH pues no forman parte de las elites de represión sino más bien producto de la educación heredada por la dictadura, No confundir por favor.

    Mi respuesta es obviamente solamente solidaria pues para mi es claro de que estamos al mismo lado de las paralelas y al mismo lado de la transversal, como ocurre con todos los que protestan (algo así como ángulos correspondientes entre paralelas) y con los miembros del Comité de Defensa del Cobre, del cual Ud. es ahora presidente reemplazando al ex senador Lavanderos a quien ya nombre antes en esta respuesta

    Un saludo Fraterno
    El Inconforme

    Reportar

Deja un comentario