Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

La lucha de clases en su máxima expresión y los escenarios tras el Cosena

Hace unas semanas publicamos en estas páginas los escenarios más probables que se abrían para el gobierno de Chile tras el estallido social del 18 de octubre. De los tres posibles, con el correr de los días se ha comenzado a configurar una escena que apunta a mayores niveles de autoritarismo y seguridad aun cuando no alcanza a conformarse las más severas anticipaciones. El anuncio realizado esta mañana por Sebastián Piñera respecto a un paquete de diez medidas que aumenta los castigos a las protestas populares, tuvo también el agregado de una convocatoria al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), institución formada por los representantes de los principales poderes del Estado y que incluye a los generales comandantes de las fuerzas armadas y de orden.

 

 

La convocatoria ha soprendido a numerosos observadores políticos y sociales, que han repudiado esta nueva maniobra de la presidencia y cuyos objetivos no han sido revelados y probablemente se mantendrán en secreto. La convocatoria al Cosena así como las medidas de mayores penas ha sido también rechazada de plano por analistas, que observan un intento de Piñera por ganar apoyos a su agenda de seguridad para sofocar el movimiento sin hacer ninguna concesión a las demandas. Las medidas anunciadas esta mañana son una abierta confrontación a la población, las que han cruzado una línea que se considera desde peligrosa, incendiaria hasta la conducción certera del país al precipicio.

 

 

Del mismo modo que los escenarios antes previstos, el cientista político Juan Carlos Gómez Leyton ha hecho un análisis esta tarde sobre el actual clima político, el poder de las movilizaciones y la reacción del gobierno.

Estas son las observaciones iniciales de Gómez Leyton:

 

 

“El gobierno ha abierto un nuevo flanco dentro de lo que es la salida institucional política a la crisis abierta desde el 18 de octubre.  Esta agenda de seguridad tiene clara relación y está motivada por los acontecimientos de los últimos dos días en que la movilización popular ha superado el límite establecido social y geográficamente con respecto a la Plaza Italia, que divide al país y a la ciudad en dos chiles. El Chile de la clase acomodada y el Chile de la clase pobre y clasemediera.

 

 

 

 

 

Lucha de clases en su máxima expresión

 

 

“El Chile popular ha invadido al Chile de los acomodados. Ha provocado  y ha sembrado allí el miedo social, el terror social, que tiene como objetivo defenderse de aquellos que aparecen como su amenaza más directa.  La propia alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, lo ha señalado en cuanto muchos de los vecinos de su comuna le habían manifestado el interés de armarse para enfrentar a los sectores populares que han ido a demostrar su rabia, su indignación con respecto al Chile acomodado. ¡La Lucha de clases está presente, hoy como nunca en la sociedad chilena!  Todos los que en alguna oportunidad la negaron, la tienen hoy presente y en su máxima expresión.

 

 

Frente a esto el gobierno lanza la agenda de orden y seguridad y convoca al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena). ¿Con qué objetivo? No hay otro más que frenar la movilización social. Volver a establecer el orden burgués, volver a  establecer el orden neoliberal, volver a imponer el orden del mercado hoy alterado por la acción de los sectores populares.

 

 

Comprometer a los demás actores del sistema político, como los son los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados es arrastrar al poder Legislativo hacia una solución político institucional consensuada. Obligando a su vez a que los otros actores del sistema político también se sumen a la salida político institucional que hoy intenta liderar el presidente Piñera.

 

 

¿Es esta una salida autoritaria, un autogolpe?

 

 

Hay un detalle importante. Cuando Piñera y su gobierno decidieron convocar a las Fuerzas Armadas y establecer el estado de emergencia el 18 de octubre instrumentalizaron a las fuerzas armadas. Las usaron con el objetivo de reprimir la movilización a sangre y fuego. Incluso el presidente habló de guerra. Sin embargo el propio militar encargado le quita el piso a Piñera y le dice que él no está en guerra con nadie y le resta apoyo político. Posteriormente a esa situación el general desapareció de escena y también las fuerzas armadas por orden del gobierno. Pero el gobierno quedó sin respaldo de las fuerzas armadas y, en especial, del ejército. Da la impresión que el ejército y las fuerzas armadas en su conjunto no estuvieron dispuestas a correr con el costo del freno de la movilización social. Tras eso Piñera se ve obligado a impulsar la agenda político institucional del diálogo, de la agenda social, y ahora de la del orden y seguridad”.

 
 

 Sin el freno de las movilizaciones, Piñera endurece la mano y convoca al Consena. estos son los escenario probables que prevé Gómez Leyton:

 

 

“Debe crear condiciones, a través del Cosena, de todos los poderes del Estado para apoyar su estrategia que es agenda social y agenda de orden y seguridad o para participar directamente en el gobierno.

 

 

Es también posible que estemos en presencia de una radicalización  sustantiva de la movilización social. Esta radicalizción se está observando en la medida de que la Plaza italia ya no es el límite de las concentraciones y manifestaciones. Ahora los sectores populares avanzan hacia el Santiago acomodado, en una clara confrontación de clases. Esta radicalización puede conducir al descuelgue de la movilización de los grupos más moderados y a un acercamiento a la agenda institucional de cambios que ofrece el gobierno.

 

Un tercer escenario es que las organizaciones más moderadas se acerquen al gobierno y pacten una salida institucional.

 

Hay un cuarto escenario, que es muy peligroso para los sectores en rebeldía. Descartados los escenarios anteriores y en vista de la radicalización del movimiento,  es posible que las fuerzas armadas en conjunto realicen un golpe de Estado y derroquen o destituyan a Piñera, cierren el parlamento y establezcan una dictadura, que no sería de largo plazo, pero con el objetivo de someter, disciplinar y masacrar a los sectores populares. Este cuarto escenario tiene que ver con el relativo silencio de las fuerzas armadas hoy en día. Esta convocatoria al Cosena les daría la oportuniodad a que los sectores políticos puedn plantear esta posibilidad. Plantear una salida de esa naturaleza significa suspender momentáneamente la democracia que tenemos hoy en día para sofocar el levantamiento popular.

 

Para evitarlo se requiere, usando una expresión antigua, una vanguardia del movimiento social actual en la que se integren todos los sectores movilizados para una lucha confrontacional con el poder constituido. Hay que estar preparado para una posible intervención de las fuerzas armadas no en contra de Piñera, sino en contra del levantamiento.

 

No basta con reunirnos en cabildos sin claridad en estos puntos”.

 

 

 

Valora este artículo
(6 votos)

3 comentarios

  • Ori Levi
    Enlace al Comentario Ori Levi Lunes, 11 Noviembre 2019 14:12

    CANTO DE SIRENA ..."Lucha de Clases" o luchas de vandalaje y saqueadores? Oh, si! los gobiernos izquierdistas, comunistas o socialistas son MUY respetuosos de los Derechos Humanos! Claro vean Cuba o Venezuela o China! Que lo mas curiso es que segun este articulo, la "lucha es contra el poder constituido" No contra Piñera..! Que dice este señor? Se le atraganto el ideario marxista señor! Es que la cociedad tiene SOLO dos lados: los buenos y los malos,Aunque el vandalaje y el saqueo parece que no lo hacen de forma mala sino de forma buena.No se que van a hacer con tanto ladron suelto, porque la mentalidad criminal una vez que se echa andar, es casi imposible regenerar. Pienso que tal vez el MODELO Económico, no funciono como las grandes mayoría quieren y pues se les ocurra pasar la linea divisoria e irse a un Estado Totalitario, que es lo que en resumen todos ABSOLUTAMENTE todos los gobiernos socialistas, comunistas o izquierdistas o como se les llame.Pues hagan lo que ustedes les parece BUENO, total creo que ese es el punto.Puro razonamiento categórico, porque lógico deductivo no cabe aquí. Los neoliberales son malos y los izquierdistas son MUY BUENOS.A ver como les va en unos 10 años.Lo que pasa que esos experimentos sociales, queridos chilenos NO TIENEN vuelta atrás y el que se sale de la democracia y del sistema de libre mercado pues simple, jamas les va bien.No me creen? VEAN China, un país lleno de miserias y como salio o va saliendo de eso: simple, sistema de libre mercado y sistema resuelto.Lo demás es como dicen, cuentos chinos mis amigos.

    Reportar
  • ramon roman
    Enlace al Comentario ramon roman Viernes, 08 Noviembre 2019 21:56

    Exacto en el ultimo punto. Pero si esto se hace realidad, quienes perderían totalmente a nivel internacional,,sería la clase dominante de Chile y su neoliberalismo. Estoy seguro que ningún país en el mundo, con la excepción de los EEUU , Israel y Brasil , apoyarían una salida militar para resolver un problema de un modelo economico impuesto por las armas durante la dictadura de Pinochet. El poco respeto que la mayoría de los chilenos que todavía tiene por estas FFAA y del orden , se perdería totalmente y esto es un peligro total para la seguridad de Chile en término de su relación con los países vecinos.

    Reportar
  • Gino Vallega
    Enlace al Comentario Gino Vallega Viernes, 08 Noviembre 2019 18:29

    Las salidas por parte del gobierno , contumaz en su cerrazón , son escalofriantes !

    Reportar

Deja un comentario